La blefaroplastia es un procedimiento quirúrgico destinado a eliminar el exceso de piel y/o músculo de los párpados superiores e inferiores. Igualmente, los paquetes de grasa que se localizan tanto en párpados superiores como inferiores que generan las bolsas se pueden eliminar o reposicionar según el caso.

La blefaroplastia puede mejorar la calidad de la visión en los pacientes en los que el exceso de piel cubre el eje pupilar. Aunque es posible diseñar un pliegue en el párpado superior de un paciente con rasgos asiáticos, no se puede eliminar la evidencia de la herencia racial o étnica del paciente.

La blefaroplastia no elimina las “patas de gallo” u otras arrugas perioculares, tampoco las “ojeras” oscuras debajo de los ojos, ni levanta las cejas caídas.

Es un procedimiento que se realiza habitualmente de forma ambulatoria con anestesia local y sedación. Cada caso debe valorarse de forma individualizada con la finalidad de adaptar la cirugía según las necesidades particulares de cada paciente.

Se puede realizar de forma aislada en los párpados superiores, inferiores o ambos, o en combinación con otros procedimientos quirúrgicos en los ojos, la cara, las cejas o la nariz.

En aquellos pacientes que tienen aumentada laxitud entre el párpado inferior y el globo ocular, se recomienda tensar el párpado inferior (cantoplastia/cantopexia) en el momento de la blefaroplastia.

La cirugía de párpados no puede detener el proceso de envejecimiento. Sin embargo, puede disminuir el aspecto de piel flácida y bolsas en la región de los párpados.

Si quieres realizar una consulta para una blefaroplastia en Sevilla, contacta con nosotros.